Porque yo lo valgo

La acumulación de eslóganes como metáfora de decálogo
Fotograma de la performance en la galería Isabel Hurley

Porque yo lo valgo propone una incursión en el mundo de la comunicación de masas, una perspectiva de la publicidad como un sistema comunicativo unidireccional y persuasivo, dirigido a influir en la conducta del individuo, a través de su instrumento más efectivo: el eslógan publicitario, esa palabra o frase corta, expresiva y fácil de recordar, que a menudo consigue su quintaesencia, entrando a formar parte del propio lenguaje e ideario colectivo con el paso del tiempo.

Tras apagar las luces de la galería, procedo a la lectura de una interminable serie de eslóganes, ordenados en una composición que atiende tanto al concepto que se trata como a la repetición de términos, preparados e impresos en pegatinas fluorescentes. Una primera parte de ellos están expresados en primera persona, grupo que me coloco a mí mismo, y una segunda parte, expresados en segunda persona del singular, que voy colocando sobre el público presente, a medida que los voy leyendo y despegando de un gran rollo previamente preparado para facilitar la rítmica de la oratoria.

Comisariado:

Joaquín Ivars. Exposición colectiva CUATRO PERFORMERS, O CINCO, junto a los artistas: Alejandro Castillo, Javier Ideas y Aida Lechugo.

Joaquín Ivars (Hoja de Sala)

Desde diferentes perspectivas, experiencias y bagajes se presentan, en el evento de performances titulado CUATRO PERFORMERS, O CINCO, varias propuestas de arte de acción. Si hay algo común que los reúne es (además de su formación en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Málaga), no un hilo conductor que atrofiaría las diversas derivas que podemos encontrar en cada una de sus propuestas, sino su particular capacidad para entablar un diálogo entre lo íntimo y lo público desde posiciones de partida probablemente alejadas entre sí:

Fotogramas de la sesión colectiva de performance

Desde el encuentro de la intimidad del artista y su posición autocrítica en el mundo, hasta la conflictiva tarea de afrontar las diversas realidades que se encuentran en los límites de lo real y lo virtual y su destreza para visualizar, y acaso ridiculizar, lo íntimo en un ambiente público; desde la aporía de nuestras destinos fracasados que buscan un devenir liberador, hasta el cuestionamiento del rol desempeñado por los géneros en un mundo en el que a pesar de la exaltación de las biopolíticas aún podemos encontrar rastros que parecen grabados a sangre y fuego en nuestros genes culturales más perezosos para enfrentar las mutaciones necesarias; desde el yo sometido a la presión de la publicidad más simplificadora -y por ello más efectiva en mentes adiestradas para el adocenamiento-, hasta el ocio como forma de cultura que desvanece cualquier modo de resistencia privada o pública; desde el enfrentamiento con el yo público digerido por los ácidos de las masas, hasta el reconocimiento de un absurdo narcisismo que nos somete desde lo más íntimo de cada uno de nosotros.

CUATRO PERFORMERS, O CINCO (quién sabe cuál es ese quinto misterioso componente) discurre por el arte de acción una vez revisados los sarpullidos experimentales que nos trajeron los años sesenta y sus diversas derivas acríticas de las décadas posteriores. El absurdo ya pasó, el feeling ramplón también, y esta que aquí presentamos es una apuesta por unos modos de hacer que se alejan tanto del body art como del activismo más vocinglero y manoseado. La apuesta ha de ser íntima para que pueda resultar verdaderamente pública, eficazmente compartida; el yo más íntimo no lo dejamos en un perchero cuando salimos de casa y nos vamos a contarnos entre todos las cosas que nos pasan en este mundo incierto y complejo.

 

Paro

La destrucción del inane
Fotograma de la performance en la Facultad de Bellas Artes

El día que se celebra la defensa del Trabajo de Fin de Grado, como prueba final a la graduación académica, conduzco al tribunal y a los presentes al patio interior de la facultad, que comunica los dos edificios principales.

Un par de dias antes construyo la palabra PARO con dos palets de bloques de ladrillo, cortando el tránsito entre ambos edificios. Tras repartir varios sets de demolición (mazas, machotas, gafas y guantes) a los asistentes, procedo a la destrucción del muro de ladrillo, momentos antes de la exposición y defensa del proyecto.

 

LA VIDA...
¿Es un tiempo o un espacio?

Junio, 2015 - Instalación e Intervención urbana

Esta frase del escritor y filósofo francés Georges Perec sirve como título para este trabajo. La trascendental pregunta inicia la propuesta creativa, basada en la producción escultórica en terracota de miembros anatómicos humanos a escala real, que en una segunda fase, se utilizan en varias intervenciones en yuxtaposición con diversos elementos del entorno urbano. El resultado final queda registrado en fotografía.

Intervención en el Parque del Cine -Málaga-
La estrategia para desarrollar esta idea parte de crear un juego gramatical donde, por un lado, y en una primera etapa, se construyen piezas abiertas a diferentes lecturas, para más tarde, realizar intervenciones con los elementos del mobiliario urbano, que actuarán en forma de predicado metafórico. De este modo se repite el esquema con tres piezas diferentes: manos, niña y pie.

Intervención en la plaza de la Merced, junto a la estatua de Pablo Picasso -Málaga-

Intervención en el Muelle Uno -Málaga-
Intervención en el Muelle Uno -Málaga-
Exposición Sala Trincharte -Facultad de Bellas Artes de Málaga-

 

Europa

Performance - Febrero 2.014
Las desventajas de la cohesión
Fotograma de Europa

Ejercicio de clase de Performance donde se desarrolla una acción artística de carácter político en colaboración con Fidel Darías.